Plaza Bolívar en Nirgua se llena de vida con múltiples actividades en “Cerca de ti” 2019

Posted on Aug 08 2019

Jornada de donación de sangre en Plaza Bolívar de Nirgua
Agosto 08-2019| Nirgua Yaracuy

Si algo le da vida y emoción a cualquier actividad del tipo que sea es la presencia de los niños y en esta ocasión no fue la excepción. “Cerca de ti” se tomó una vez más la Plaza Bolívar de Nirgua y con permisos en mano se armaron dos brinca brinca en plena plaza y como por arte de magia los niños no solo aparecieron si no que le dieron vida y colorido a una jornada por demás emociónate.

Hoy se apuntaba además la realización de varias jornadas al mismo tiempo: Corte de Cabello femenino, donde se atendieron a 16 damas; 20 féminas se hicieron atender en belleza facial así como 6 en peinados y 55 en arreglo de cejas. Por ael cuidado de manos y pies pasaron 15 personas. Del lado masculino  tres maquinas no tuvieron descanso para atender a 68 personas en corte de cabello y 24 pasaron por la estación de donación de sangre. 96 niños decidieron pintar sus cachetes  y 110 participaron de brinca brinca, a 144 les pareció más emociónate el inflable.


Te puede interesar: Notable el trabajo de hermanos y pastores en “Cerca de Ti”  Yaritagua.
 

Y es así como la jornada de este jueves  en “Cerca de ti” Venezuela llenó de colorido y emoción a todos en la Plaza Bolívar de Nirgua, presentes y transeúntes. Todos hoy respiraron un aire diferente, el de la inocencia de los niños, el de líderes de iglesia que por acostumbrados que estén a estar entre la gente encuentran su realización cada vez que conversan con la gente que necesita de Jesús, distinto, si, tan distinto que el Licdo. Angel Mercado, personal del banco de sangre en nirgua, visiblemente emocionado y  lleno de gratitud por esas 24 bolsas de sangre que son como oro en una Venezuela tan necesitada, abría sus ojos puesto que esas bolsas de seguro le cambiarían la vida a unos cuantos venezolanos este fin de semana. 

Así cierra una jornada más, en la que también hubo momentos de apremio por el extravío de una niña de ocho años,  que felizmente y luego de dos horas apareció, una jornada llena de alegría, una jornada que deja no solo la satisfacción del deber cumplido sino  con aquella máxima bíblica “Mejor cosa es dar que recibir” estampada en el corazón.